lunes, septiembre 11, 2006

Kung Fu Traumatólogico. El Furor de Bruce.

La melodía de la serie de televisión La Frontera Azul sonaba insistentemente en mi móvil, en la pantalla del aparato un nombre resaltaba: TRAUMATOLOGO, conteste la llamada temiéndome lo peor...

- He estado en una convención de traumatología y he discutido con un colega ginecólogo que afirma que Chuss Norris es el mejor luchador de artes marciales de todos los tiempos, y Deltaforce la mejor película de acción de la historia, y TEXAS RANGERS es la............pi..pi..pi..pi...pi...pi...pi...


Disculpen pero hay lo corte, no quería oír mas barbaridades, y no me pregunten que hacia un ginecólogo en una convención de traumatólogos, pues solo tengo conceptos básicos de ginecología.

Pasado treinta minutos sonó el timbre de my house, venia hasta con la bata blanca, entro y dijo quiero ver una del Chuss Norris!!! La película hacia ratos que estaba en el DVD!!!






El furor del Dragón, mítica película del 72 interpretada, dirigida, escrita, coreografiada, e ideada por el pequeño Dragón, el Maestro Bruce Lee, un artista en esto de dar ostias y collejas. Digamos que artísticamente la película como que no va, peleando el tío tiene mas peligro que un concejal de Marbella jugando al Monopoli, pero dirigiendo películas cero patatero.

Pero bueno, si vemos por casualidad cualquier día una película porno, después no iremos diciendo que si lo personajes estaban vacíos, que si el director no ha sabido comunicarse con el publico, que si la historia es siempre la misma, pues lo mismo, en el cine de Kung Fu como en el porno lo importante es el cuerpo a cuerpo.

Y peleas hay muchas, pero tardan en llegar. A mi colega el mal rollo del comienzo de la película le cambio el careto, que si el Bruce Lee en plan cateto, su encuentro con la gran ciudad en plan Alfredo Landa, gags supuestamente graciosos, un forzado tour por Italia, y la historia de siempre: unos mafiosos de opereta se han encaprichado del restaurante de la prima de Bruce, y lo quieren a toda costa, solución: llamemos al primo de Zumosol.

Al principio nadie apuesta por el primo raquítico y cateto que emplea boxeo chino, ni su primita ni sus colegas amarillos, luego vendrán las ostias, las patadas, muchas posturitas, grititos, exhibición del manejo de nunchacos, y según el traumatólogo muchas fracturas craneoencefálicas de carácter severo, que cambiaran la opinión del personal.

El capo de la caspa que no se da por vencido contrata al mejor luchador de artes marciales de los USA, y cuando este baja del avión por esas escaleritas, con ese peinadito, esas patillas de bandolero, y esa camisa del baúl de los recuerdos, el traumatólogo grito:

- Cipotes, ese es el Chuss!!!

Y mas peleas, y mas huesos rotos en el apoteósico final, primero el Bruce que le calentara los morros a un sicario japonés, y es que zurrar a los Japos es una pasión que le viene de chico.

Mas tarde en el coliseo romano la gran lucha de gladiadores a su derecha desde Norteamérica CHUSS el Tejarrager, y a su izquierda Bruce el Furor del Dragón.

En un principio todo se decanta por el Chus, es más grande, más cabezón, y tiene más pelo en el pecho. Mi amigo decía:

- Pobre chino, no tiene nada que hacer contra un Rangers de Texas.

Pero el chino gasta más mala leche, da más saltitos, aúlla, grita e infla a ostias al Rangers, sin piedad. Según mi colega le fracturo: el cubito, la rotula, el humero, varias falanges, el maxilar superior, el fémur, y un importante dato final: el Kimono del Chus tenía una mancha marrón en sus culeras.



Al final Bruce se ira a su pueblo dirá aquello de: "la ciudad no es para mi, y su primita, bastante jamona por cierto, abrirá su restaurante servirá arroz a las tres delicias, cerdo agridulce, y suspirara con furor uterino por su primo, aquel cateto de Hong Konk que solo vivía para el Kung Fu.

Mientras mi amigo el traumatólogo repetía una y otra vez:

- Tu también lo has visto verdad, Chuss mancho su Kimono!!!