sábado, octubre 21, 2006

Kung Fu Traumatólogico 2. Un Flash Back de esos.

Estaba de vacaciones, pero me encontraba aburrido, ¿la razón? No podía ir a ninguna parte, unos albañiles invadían my house, contratados por mi esposa, estos sicarios de la construcción reparaban algunos desperfectos de mi hogar, entre ellos la tremenda patada que dio el Maestro Matalascañas a la columna del salón, que había desprendido parte del yeso de pared y techo, una gracia vamos.

Este aburrimiento vacacional me tenia postrado en el sofá, con el mando a distancia del Digital en la mano pasando canales de TV sin ton ni son, hasta que, sorpresa, en la pantalla apareció Goku, otra reposición mas de la mítica serie de Akira Toriyama, que recuerdos me traía ostias, era uno de los episodio del gran torneo de combates y en la pantalla de mi televisor el gran Krilin se enfrentaba a Bacteria, un luchador con un pestoso poder, que nada tenia que hacer contra Krillin que carecía de apendice nasal.



El ver a Krilin en acción me recordó al pequeño molusco de Luís Alfredo, que se parecían los dos, eso si Luís Alfredo tenia un cierto aire de familia Rivera, un toque Paquirrin que tiraba pa tras. De pronto un extraño mareo nublo mi mente, los sonidos me llegaban lejanos como con eco, mi mente retrocedió en el pasado, imágenes borrosas fluyeron en mi mente, en ellas pude distinguir a Luís Alfredo que salía de mi casa dando saltitos, tras él Wan el tigre de Matalascaña saltaba a la pata coja con una estrella ninja en la mano, Entrenemos en el Jardín, gritaba, y cada vez las imágenes eran mas nítidas.

Ya en el jardín, Wan lanzo su estrella Ninja con maestría contra una maceta, y en ese momento mi gato Copi que se encontraba pertrechado en su garita salto sobre su espalda con gatuna marcialidad, arañaba y mordía sin piedad la espalda del maestro, Wan corría por todo el jardín, gritando sin poder deshacerse de las garras de mi gato. El Traumatólogo a mi espalda se reía de la situación, Luís Alfredo desenfundo sus nunchacos de tres segmentos y soltó un fuerte golpe justo en el momento en que mi gato salto de la espalda de Wan al suelo, los segmentos del nunchaco se estrellaron duramente en los lumbagos de Wan que aulló de dolor mientras abría la cancela de mi jardín para escapar al exterior, pero mi gato aún no tenia suficiente y se enredo en sus piernas haciendo que Wan cayera de bruces en la acera de la calle justo en el momento en que mi vecino Julián regresaba de su paseo diario en Mountain Bike pasando las dos ruedas de su bici sobre el pescuezo del pobre Wan que seguía aullando de dolor…Buenos tarde vecino, dijo Julián.

La voz de mi mujer me devolvio a la realidad:

- Que cojones te pasa que te llevo llamando desde hace un rato?...

Me desperté sobresaltado, como de un sueño, mi mujer y los albañiles me miraban atónitos.

- Cariño he tenido un Flash Back, dije medio atontado.

- Pues ponte al teléfono que es el gilipollas de tu amigo el traumatólogo, Flasdance.

Los albañiles se reían por bajines a mis espaldas.



Nada mas pegar mi oreja al aparato mi colega el traumatólogo empezó a despotricar:

"Vete preparando, espero que el gato tenga todas la vacunas puestas pues Wan te va a denunciar, el pobre esta ingresado con múltiples heridas y traumatismos, ahora salgo a visitarle al hospital y le llevo un reproductor de DVD para que se entretenga, me paso por tu casa para que me dejes alguna buena película de luchadores, y espero sea buena, así le haces la pelota y te perdona, nos vemos en media hora, cambio y corto…"

No me dejo hablar, ni tan siquiera preguntar por el enfermo, me dirigí a las estanterías para seleccionar un buena película para el convaleciente, cuando mi gato empezó a ronronear a mi lado, a mirarme fijamente con cara de pena, lo cual me hizo cambiar de opinión, una buena película de luchadores, un mojón gordo le voy yo a prestar, denunciar a mi pobre gato, ahora se va a enterar el Tigre de Matalascaña, cogí una película de la estantería con toda la malaleche del mundo, mi gato me miraba satisfecho, había escogido la película adecuada.