domingo, octubre 08, 2006

Kung Fu Traumatólogico. La Maldicion de la pucheritos Barrymoore.

El himno de Hong Kong Phooey sonaba insistentemente en mi móvil polifónico, con potente Dolby Surround, no podía ser otro, su nombre parpadeaba en la pantalla siniestramente. Dime, le dije.

-Oye mostruo, que le he mandado un mensaje a Luís Alfredo, el pequeño saltamontes de mi sobrino, para quedar en tu casa esta tarde a eso de las cinco para ver una de chinos mosqueados, que te parece, te apuntas?

-Pues va ser que no chaval, mi mujer y sus amigas llevan toda la semana quedando en my jouse, al parecer rinden tributo a la filmografía de Drew Barrymoore, un rollo chungo, si te parece bien quedamos a las siete, a esa hora se habrán ido de compras.

-Vale venga quedamos a la siete, corto y cambio.

Solo les adelanto que la maldición de Drew Barrymoore cambio la vida de mi amigo el traumatólogo para siempre y puede que la de toda la humanidad.