martes, octubre 24, 2006

La Mala Yerba: Pier Nodoyuna, nacido para perder.


Nunca gano un premio en las prestigiosas carreras de “The Wacky Race” o “Los Autos Locos”, no descorcho la botella de Champán del campeón, ni conoció ramos de flores, ni fue besado por guapas señoritas, y tampoco oyó los aplausos de la victoria, sin embargo era mi favorito.

El gran Dick Dastardly, más conocido por Pier Nodoyuna, un perdedor nato, un fullera, un redomado que cuando se le averiaba el motor de su coche lo doblaba en medio de la calzada para que el aceite de motor perjudicara a su mas directo competidor. Con su antigualla de uniforme, su bigotillo y su chepa era el prototipo perfecto del Cartoon maligno, la encarnación del mal según Hannah Barbera.

Su Super Ferrari Especial era el coche mas rápido de todos, y competía con niñas pijas, rústicos leñadores, hampones, trogloditas, espantos, niñatos de papas, que por supuesto no estaban a su altura, aun así el Gran Piernodoyuna tenia mala suerte y siempre perdía, para colmo de males allí estaba su fiel mascota Patán, un perro desagradecido que reía con malsano regocijo todas las meteduras de pata y fracasos de su maligno amo, encima eso con cachondeitos: “Haz Algo Patan” gritaba Pier encorajado.

¿ Y por que siempre perdía, si tenia el coche mas rápido de todos, un Ferrari super especial?. La realidad no es otra que el Gran Piernodoyuna en el fondo no deseaba ganar, su mayor ilusión era hacer daño, perder el tiempo ideando complejas trampas para fastidiar a sus rivales, por esos siempre llegaba el ultimo, gritando: Mardision, Mardision,!!, No hay derecho” Pero lo cierto es que disfrutaba como nadie con sus fechorías, y de paso nos hacia reír, como diría el Gran Maestro Torrebruno: “Lo importante no es ganar, lo importante es participar y divertirse”.

“Y aquí están los Autos Locos en esta su Super Carrera hacia la meta final”