martes, enero 23, 2007

KFT-2: Escándalo.

No había podido pegar ojo en toda la santa noche con tantas putas sirenas de ambulancia para arriba y para abajo, un escándalo, así que me levante zombi total. En el coche de camino al curro conecte la radio, y las noticias me despejaron de golpe, tanto la SER como la COPE, cada una en su propio estilo, daban debida cuenta de lo acaecido durante la noche, La noche de los Ninjas decían con misterio.

El asunto era desconcertante, a todos los grandes narcos, pequeños camellos, yonquis, y consumidores de estupefacientes de la ciudad le habían calentado los morros, mas de doscientos heridos con fracturas y contusiones variadas, algunos testigos aseguraban haber visto a los atacantes, un hombre corpulento con coleta, un extraño enmascarado, y un Ninja.

Antes de entrar a currar, me dispuse a tomar un cafelito en el Bar de la esquina, el local era un hervidero, todos comentaban con exageración la noticia, un señor mayor que tomaba una copa de anís juraba haber visto a un ninja saltar de un edificio a otro, un obrero de la construcción decía haber visto a un tipo con una mascara de lana virgen de rombos torturar a un tipo a pellizcos y muchos de los presentes aseguraban haber visto a Steven Seagal acechando en la ciudad, pero sobre todo comentaban la foto de portada de un periódico local, un aficionado había captado la imagen de uno de los implicados.

Tuve que acercarme el periódico varias veces a la cara, frotarme los ojos, ponerme las gafas de cerca y luego las de lejos, salir fuera a la claridad del día, la imagen era borrosa pero mis ojos no me engañaban en la foto de portada había un Ninja con una montera de torero.



De regreso a mi house, puse el telediario, Matías Prats daba la noticia aseguraba que cientos de victimas tenían el 7% TAE del cuerpo fracturado en deposito fijo a un mes, incluso un programa tan serio como Aquí hay tomate, entrevisto a uno de los afectados a la salida del Hospital, que con pinta de estar bastante asustado comentaba ante las cámaras:

- Ha sido horrible picha, el Ninja arrojaba su montera contra nosotros como si fuese una guillotina voladora, el actor de la coleta ese, nos enseñaba una afoto con la cara de un chaval rapado y nos preguntaba si le habíamos facilitado droga, mientras el otro menda el de la mascara rara me tiraba pellizcos en el costado.

En ese momento la victima se levantaba su camisa mostrando numerosos verdugones en su cuerpo.

Las cuentas no me salían, uno era el traumatólogo, pero y los otros dos, ¿Wan?.. No creo, ¿Luís Alfredo?...estaba castigado, que cojones había pasado y como…no paraba de comerme el tarro y de pronto sonó el timbre de la puerta de mi jouse:

-RING, RING Y OTRA VEZ RING!!!

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me ha dejado usted intrigado con lo del Ninja torero.

4:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home