martes, febrero 27, 2007

KFT-2: Capote de grana y oro.

A la siguiente mañana tuve un bonito detalle con mi esposa, me levante bien temprano, prepare un suculento desayuno y le escribí un bonito poema que rezaba asín:

Necesito creer,

Que te volveré a ver

Que no hay nada ni nadie

Que me pueda vencer

Que mi adiós fue idiota

No te quiero perder

Por que sin ti no vivo

Sin ti no se que hacer

Toda, toda, toda

Te necesito toda

Como antes, toda.


Me comportaba como un futuro padre con sus responsabilidades y deberes, como un hombre de provecho hecho y derecho, mi esposa me agradeció el detalle con un beso, pero después de la calma siempre llega la tormenta, y llego por una tontería como siempre. Mientras desayunaba mi esposa saco el tema de buscar un nombre a nuestro hijo, me salio de dentro, lo dije sin pensar, sin meditar la cuestión, lo dije con el corazón en la boca:

- Me gustaría llamarle Jimmy Wang Yu.

A mi esposa le sentó como un tiro, le entro hasta tos escupiendo el café y la tostada, partió el poema y lo pisoteo en el suelo, dejo el desayuno a medio tomar y se fue al trabajo maldiciendo a los chinos mosqueado de por vida, relatando en voz alta sobre mis ocurrencias, y las influencias del cine violento en la sociedad moderna, tras un sonoro portazo yo me quede solito en la casa.

Que mi esposa se fuese echando peste del cine de Kung Fu no era de extrañar, muchas personas en nuestro país y en el resto del mundo desconocen que prácticamente la continuación de nuestra especie en el planeta se debe a la proeza de dos grandes héroes de las artes marciales los grandes Richard Harrison y Bruce Le, es una historia que pocos conocen, pero sin embargo tanto yo como todos los que han sido y serán padres desde 1980 hasta la fecha hemos de estar agradecidos a estos dos grandes héroes del Kung Fu, incluido el Príncipe y las Infantas.


Los hechos a los que me refiero ocurrieron en 1980 en plena guerra fría, y todo comenzó aquí en nuestro país, en nuestra España de pandereta y transición. Todo comenzó cuando un renombrado científico español descubrió una terrible formula que dejaba al hombre estéril, en el mismo momento que celebraba el descubrimiento con su compañero de laboratorio, dos energúmenos con pasamontañas, la emprendieron a tiros con los científicos robando la formula para utilizarla con fines maléficos.

Entonces se lió la Marimorena, la CIA, el Vietcong, Al quaeda, la KGB, la TIA, el Mossad todos querían la formula a cualquier precio. La CIA encomendó la recuperación de la formula a dos grandes agentes: el luchador de artes marciales Bruce Le, que se encontraba en nuestro país trabajando de guardaespaldas profesional para políticos de alianza popular, y a Richard Harrison, intrépido agente muy aficionado a los conejos peludos y reconocido polígamo. El intercambio de la formula se llevo acabo en el tentadero de un cortijo, testigos directos del suceso relataron a los medios de comunicación que durante una capea con vaquillas en el denominado Cortijo Blanco, y cuando el maestro brindo la vaquilla a un japonés feo que patrocinaba el evento, un Chino salto al ruedo intentado arrebatar el sombrero cordobés del maestro matador, hubo tiros, muertos y numerosos heridos entre los espectadores, y lo sorprendente del asunto es que el chino sin venir a cuento lucho contra una pobre vaquilla derrotándola en un duelo de Kung Fu, todo apunta que aquel altercado se debió a que en el sombrero cordobés se ocultaba la terrible formula sustraída, un aficionado grabó el siguiente video que les ofrezco en primicia:



En el ajo estaban metidos grandes sectores sociales de la población española, incluso una Miss España estaba implicada directamente en el asunto. La persecución de la formula llevo a nuestros héroes hasta Hong Kong donde se enfrentaron a folladoras chicas orientales, escuadrones de Karatekas, malos campechanos, malos vietnamitas y todo tipo de maleantes forzudos, hasta por fin destruir la formula para el bien de la perpetuación de nuestra especie.

Sobre este tema se ha especulado mucho, pero les puedo asegurar que la historia es cierta y verídica como los chistes de Paco Gandia, numerosos investigadores y periodistas del corazón lo corroboran, incluso existe una brillante película que narran los hechos de manera sorprendente y fidedigna (visite Puñetera Publicidad), también se comenta que al agente Richard, que tiene numerosos admiradores en nuestro país, le han dedicado canciones como es el caso del siguiente video que les muestro en primicia. Dicen los expertos que si la canción del presente video es escuchada al revés tiene mensajes taurinos que invitan al sexo descontrolado, yo a tanto no llego la verdad, pero el video en cuestión fue prohibido en su día por su alto contenido erótico, y la canción fue un rotundo éxito en las radio formulas de todo el mundo mojando las bragas de numerosas adolescentes.




3 Comments:

Anonymous EduZHK said...

Maldicion Octopo, me has hecho llorar XD

11:04 p. m.  
Anonymous Panteraroja said...

Me he reido mucho con el video, por cierto enhorabuena por lo de su paternidad.

10:58 a. m.  
Anonymous El sargento surfista! said...

Esta peli la vi hace un porron de años en Onda 6 y fue la descojonacion... el chino si no recuerdo mal era Bruce Li,que imitando al Gran Choi Bae Dal le arrima una buena daká a la pobre vaquilla. Tambien sale Nadiuska en pleno apogeo de su poderío, dandose un bañito con el prota americano. De las mas divertidas, con unas coreografias que provocarian el tono bermejo en gentes como Mr. Woo Ping y John Liu.

PD: enhorabuena por el churumbel... adiestrale para que sea un Chuck Norris en potencia, que digo, para que sea más poderoso que Richard Harrison!

5:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home