miércoles, marzo 28, 2007

KFT-2: Deja Vu

Desde la terraza del Bar Cafetería Arenas del Rocío, mientras apuraba el ultimo trago de cerveza, veía como se alejaban los mascamierdas de mis amigos: Wan, el Traumatólogo, Rogelio, y Toribio, perseguían a los hombres trajeados como dependientes del Corte Ingles que arrastraban a la fuerza a aquella guapa señorita que anteriormente les había robado la cartera, aquella situación me produjo una extraña sensación de Deja vu, como si la escena la hubiese vivido antes o visto en alguna película de súper camorristas chinos cabreados.

De pronto de entre el público que paseaba por la plaza surgió una siniestra y cabezona figura, que perseguía con sigilosa cautela a mis colegas, no le vi la cara pero por el desproporcionado tamaño de su cabeza sin duda era Manolillo el Mutante, el pejiguera (1),number one, amigo de golferías de Luís Alfredo el pequeño gorrión de las cumbres.

Les hubiera seguido de buen gusto pero recordé la llamada de mi esposa y me traslade a mi jouse a tocateja (2), cuando llegue me la encontré tirada en el charlón del sofá, tenia su camisa remangada hacia arriba, dejando al descubierto su enorme barriga de preñada, respiraba profundamente y miraba fijamente a su barrigón.

- ¿Qué te pasa cariño? Le pregunte.

- No veas tu como se esta moviendo el niño, he llegado a asustarme y todo, es increíble, incluso he llamado a casa de mis padre, me han dicho que este viene futbolista, mira, mira, dijo señalándose la barriga.

Aquello era inaudito, de National geografic por lo menos, su barriga presentaba bultos que se movían de un lado a otro a toda velocidad, ahora en un costado, ahora por debajo del ombligo, luego por arriba y después por el otro costado, daba la impresión de que sobre la piel de su barriga se dejase ver la moldeada forma de un pequeño pie, era asombroso, de Discovery chanel para arriba.


- Cipotes, exclame estupefacto.

- ¿Es normal que se mueva de esta manera?, que de patadas tan descomunales, que puede ser esto…decía mi esposa mientras su barriga no paraba de moverse.

Me fije detenidamente en los movimientos, en el estilo, en la técnica, y tras meditarlo llegue a una certera conclusión:

- Cariño eso es…. ZEN KWUN DO!!!

(1) Persona pesada, malapipa, malage, saborido.

(2) Muy rápido, con prisas.

viernes, marzo 16, 2007

KFT-2: Los Motoristas Fantasmas.

El traumatólogo leyó la carta de la pequeña garrapata de su sobrino con gran marcialidad, al término de la lectura se hizo el silencio, todos estábamos sumidos en la perplejidad interior de los cajeros automáticos, en el proceso interno de un PC al que le patina el disco duro, en una palabra: atontados.

- Bueno que opináis, dijo el traumatólogo.
- Tu sobrino lo que quiere es darle a la Tres pelos chorizo de Almendralejo del que por la punta no tiene pellejo, dijo el Centollo partiéndose el nabo.

El traumatólogo como un severo juez reclamo seriedad y nada de pitorreos, dando un porrazo en la mesa, al Centollo se le cortó la risa de pronto, Wan el Tigre de Matalascaña levanto la mano discretamente pidiendo la palabra, el Traumatólogo asintió con la cabeza dándole permiso para hablar.

- Propongo que nos vayamos a ver la película de Karate Kid varias veces seguidas, almorcemos, y nos echemos la siesta, a ver si se nos aparece el espíritu del Maestro Miyagi y nos enseña su técnica secreta.
- Os juro que al próximo que diga una chorrada le parto un fémur, dijo el Traumatólogo sin cambiar la expresión de su cara, el pobre Wan no sabia donde meterse, en su interior, sin dudas, opinaba que era una genial idea.

Yo iba a decir que ya tenía quien me pintara la casa de gallote, pero me calle por prudencia y temor. Estuvimos un buen rato más, pero no sacamos nada en claro, no encontrábamos la forma de ayudar al pequeño ácaro de Luís Alfredo.

Llego la hora de pagar, y resulto que ninguno de mis acompañantes llevaba dinero, daba la puta casualidad que a todos le habían robado la cartera, estuvieron cavilando un rato, y llegaron a la conclusión de que había sido una guapa señorita con la que habían estado hablando antes de mi llegada. Vaya cuentos se montan, la cosa es que me tocaba pagar la ronda, vaya morro gastan. De pronto un gran alboroto inundo la plaza Aqualung, eran unos niñatos con sus motos, unas especies de Heavy salvajes, con cadenas, pinchos y emblemas de los Motorhead, dando por culo con sus tubos de escapes trucados, hacían caballitos con mucha chulería, la gente se tapaba los oídos, las ventanas de los vecinos se cerraban o bien se abrían para insultar a los duros moteros.

- Ya están aquí esos malditos Hippis, dijo a nuestra espalda el dueño del establecimiento, nos tienen agobiados esos mierdas

Los niñatos superjevis empezaron con sus motos a dar vueltas alrededor de las mesas, y a atufar con el humo de sus tubos escapes el buen aroma de las tapas del mediodía, el ruido era ensordecedor, infernal, como el Heavy Metal amateur.

El Traumatólogo no lo dudo un instante, se levanto de la silla con violencia, Rogelio el ATS le acompaño, este fue el primero en atacar, de una certera patada en la boca derribo a uno de los Heavis de su moto, el Traumatólogo cogío a uno de los pelos y lo revoleo por los aires con moto y todo, sin percatarse un tercer motorista le atacaba a toda velocidad por la espalda, cuando el atropello a traición en plan farruquito parecía inevitable, el motorista cayo de bruces contra suelo, dejándose los dientes sobre el asfalto, su moto presentaba una banderilla Ninja atravesada en su rueda delantera, de pronto, de entre el publico que empezaba a abarrotar la plaza , aparecieron dos motoristas que veloces se dirigían hacia mis amigos, el Traumatólogo salto y se abalanzo como una pantera sobre uno, Rogelio derribo al segundo de una doble patada en el pecho, daba la sensación de que los moteros habían chocado contra un muro.

Todos los presentes en la plaza comenzaron a aplaudir, y a aclamar a los héroes, el dueño del Bar Cafetería Arenas del Rocío, nos dio la enhorabuena y no solo nos invito al desayuno, sino que saco un plato de jamón de pata negra, y varias jarras de cervezas, y todo de gallote que sabe mucho mejor como decía el perla del Centollo con la boca llena de jabugo.

Había sido una mañana inolvidable, no solucionamos nada de lo de Luís Alfredo pero lo pasamos tope mazo de bien. Nos despedíamos cuando frente a nosotros unos tíos muy trajeados forzaban a una guapa señorita a seguirles, mis acompañantes estaban flipados, al parecer la chica era la que antes les robo la cartera, los tres se levantaron a una y corrieron tras la chica y los tíos trajeados, yo estaba entre que si sí o que si no, cuando vibro mi móvil con una vibración de 0,06 en la escala de Ritcher, y el silbido de Kill Bill comenzó a dar caña, era mi mujer quería que acudiese a la bulla corriendo a casa, tenia algo urgente que mostrarme.

Pero no se me agobien, les dejo con este pedazo de video que capte con mi súper móvil chachipiruli con Mp3, videocámara, juegos, portero automático, peine, GPS, e Internet de ocho megas y pico, una pasada.

jueves, marzo 08, 2007

KFT-2: Cartas Desde Okinawa.

Estimado tío y amigos:

El motivo de la presente carta es relataros mis experiencias con la Supernany, y confiaros un secreto.

Os hecho mucho de menos. Mi vida ha cambiado mucho desde que mi padre tomo la cruel decisión de contratar a una Supernany , para que os voy a engañar esto ha sido un infierno. La Supernany se llama Isabel y es un sargento chusquero cargada de mala leche cuartelera, mi padre dice que esta es la mili que nunca haré, que me conviene disciplina militar para cambiar mi actitud ante la vida.

A Isabel le gusta controlarlo todo, saber que tiene la sartén por el mango, eso la hace feliz, es una domadora de leones en potencia. Yo me amoldo y cumplo sus órdenes, ella como premio me obsequia con alguna película en mi tiempo libre. La primera vez vimos El Ruiseñor de las Cumbres, al día siguiente el Pequeño Coronel ambas de Joselito, cuando terminaban las películas Isabel ponía el CD de Isabel Pantoja, Marinero de luces, y empezaba a cantar, según ella la Pantoja es la más grande y punto en boca, como os he dicho un infierno.


Como mi comportamiento era ejemplar y mi padre estaba feliz, Isabel un día me pregunto que estilos de películas me gustaban mas, yo le conteste sin tapujos que mis favoritas eran las pelis de artes marciales, y me prometió que aquella tarde veríamos una buena película de peleas. Yo estaba impaciente por que llegara la tarde, me aplique en los estudios y ayude a mi madre en las tareas de la casa, estaba harto del niño de la voz de oro.

Llegada la tarde Isabel saco una película de su bolso se la habían recomendado en el videoclub, un clásico total del cine de Kung Fu le dijo el dependiente, pero cual fue mi sorpresa cuando en la pantalla apareció la maricona del KARATE KID.

Había oído hablar de aquella mítica película ochentera pero nunca la había visto. La cosa va de un niñato, que a simple vista no tiene dos guantas, que llega de novato a una barriada de California con su madre, y como es un patoso no tarda mucho en cagarla, el pobre tiene tan mala suerte que se enamora de la chica equivocada, una niñata llamada Lai (la cual me pareció mucha hembra para tan poco pollo), esta lagarta es la ex de uno de los golfos del pueblo, nada mas y nada menos que del líder de los llamado Cobras, una banda de niñatos macarras aficionados al Kárate, de esos que disfrutan humillando y golpeando a los débiles en los institutos de bachillerato americanos, y que no tardan en tomarla con el novato de Dani dándole la del pulpo cada dos por tres. El pobre Dani San se pasa media película recibiendo ostias, que lastimita daba el desgraciado.

Pero como Dios aprieta pero no ahoga, da la puñetera providencia de que en el complejo residencial donde se hospeda Dani con su madre, reside un anciano Japonés de nombre Miyagi (Pat Morita que el gran Buda tenga en su gloria) que enseguida se compadece del pobre muchacho y sus desdichas, Tu quieres aprender a Kárate po ven paca, le dice, y lo pone a encerar, Dar cera pulid cera, y lo pone a pintar, brocha para arriba y brocha para abajo, y a pulir suelos, derecha e izquierda, abusa laboralmente del pobre chaval, mientras el se pasa la vida en plan flojo cazando mosca con palillos, rezando, cuidando sus bonsáis y emborrachándose con calimocho en honor de su difunta esposa, explotación de menores me dije. Pero cual fue mi sorpresa que el ejercicio realizado puliendo, encerando y pintando doto a nuestro patético héroe de una agilidad increíble, se había curtido en una milenaria técnica para repeler los golpes, la verdad mí querido tío y amigos lo estaba flipando en colores, lo que son las cosas.

El pequeño saltamontes de Dani San harto de los abusos y palizas, acude junto a su mentor el Señor Miyagi al gimnasio de los Kobras y los reta en un combate, pero no en una vulgar pelea callejera, sino por todo lo alto, en el campeonato comarcal de Kárate, por la puerta grande, como un autentico campeón.

Dani San, prosigue su duro entrenamiento, y un día en la playa descubre al Miyagi dando una patada al aire en un perfecto equilibrio, es la patada maestra, la técnica secreta del Maestro, la denominada patada de la Grulla. No hace falta que os diga que Dani San la dominara tras duros entrenamientos en barcas con chapuzones incluidos practicando el equilibrio de la grulla, pieza clave de tan complicada técnica.

Y llega el gran final, el campeonato comarcal de Kárate de All Valley, la hora de las tortas, Dani las recibe de todos los colores, pero hay esta el tío con dos huevos, en la final, frente a frente con su enemigo el niñato súper creído de los Kobras, Dani San tiene una pierna bastante jodida de un combate anterior y todos los golpes van al mismo sitio por prescripción del entrenador de los Cobras, pero con cojera y todo mantendrá el equilibrio y la firmeza justa para lanzar su golpe perfecto, una patada de la grulla como Dios manda en todo los hocicos de su contrincante, el malo cae por los suelos, aplausos, vítores, abrazos, al Miyagi se le cae la baba, Dani San da saltos a la pata coja, besos con lengua de su novia, ha vencido, es un Karate Kid, un picha brava!!



La película me emociono y aquella misma noche en sueños el Sr. Miyagi se me apareció, venia cogido de la mano de Joselito, me dijo que observara y aprendiese, Joselito comenzó a practicar una técnica de puños, en plan dar cera pulid cera, luego mantuvo el equilibrio sobre un solo pie con las manos abiertas como un ruiseñor y lanzo dos patadas al aire volviendo a caer en perfecto equilibrio, Miyagi se acerco y dijo en mi oído: esta es la técnica del Ruiseñor de las cumbres, memorízala y en ese justo instante Joselito comenzó a cantar por soleares.


Aquella mañana solicite a mi padre que me dejara encerar su coche, luego lave y encere el de los vecinos, pulí los suelos, y al día siguiente me puse a pintar todas las casas de la urbanización por fuera y por dentro sin cobrar un duro.

Ahora estimados compañeros, os quiero revelar un secreto, el motivo de mi conducta en el Instituto, el motivo de mi actual condena, mi perdición no es otra que el amor, estoy coladito hasta los huesos de una chica de mochila azul, se llama Yeni, la Tres Pelos, compartimos clase en el Instituto y me tiene loco perdido, bebo de sus aires, sueño con su pelo, se me enamora el alma, se me enamora., y ya no puedo mas, necesito verla, decirle lo que siento, mi cabeza da vueltas, por favor hablad con mi padre, con la Supernany, con el gobernador civil, necesito ver a la Yeni, os ruego como amigo que ayudéis a este corazón partio.

Vuestro amigo el pequeño Saltamontes de Luís Alfredo.


viernes, marzo 02, 2007

KFT-2: El Traumatólogo tiene quien le escriba.

Sobre la mesa mi puto móvil empezó a vibrar con una intensidad de 0,05 en la escala de Richter, acto seguido la melodía de la serie de televisión La Frontera Azul comenzó a sonar polifónicamente.

Sin lugar a dudas era el picha floja del Traumatólogo, que tripa se le habrá roto a este ahora, si lo que quiere es ver una película de chinos mosqueados en mi casa la lleva clara, San sacabo las movidas Karatekas en mi Jouse por estricta orden de mi mujer, que se busque otro cobijo que ya esta bien de abusar. Descolgué el aparato con la sana intención de cortarle el rollo de buenas maneras, pero estaba equivocado, el asunto era bien distinto.

- Octopo, tenemos que hablar de un asunto serio, hemos quedado toda la pandilla en el la cafetería que hay junto al gimnasio de Wan.

- Y en adonde esta eso? Pregunte.

- En la plaza Aqualung junto a la calle Payaso Fofo, el gimnasio se llama Eye of The Tiger.

Empecé a reírme y el Traumatólogo colgó con un mamón, cogi el coche y di varias vueltas buscando el dichoso gimnasio, pero al pasar por una plaza pude ver una estatua de Ian Anderson con su flauta y supe que aquella era sin dudas la plaza Aqualung.

En la esquina estaba el gimnasio de Wan con un gran letrero con dos ojos dibujados y la leyenda: Eye of the Tiger, mas abajo se podía leer: Especialidad en la danza de la pantera, el mono borracho, la mantis, la grulla y bailes de salón, justo al lado en la terraza de una cafetería llamada Arenas del Rocío estaban sentados comiendo churros el Traumatólogo y su guardia pretoriana: Wan el tigre de Matalascaña, Toribio el centollo y Rogelio el Ninja Taurino.

Di los buenos días, y todos me dieron la enhorabuena por lo del churumbel, al parecer Manolillo el Mutante les dio el chivatazo. Por educación pregunte al pobre Wan por su estado de salud, tenia toda la cara arañada y estaba mellado, me contesto con mala pronunciación que ya estaba repuesto. El camarero se acerco a la mesa y le pedí un café con leche, todos tomaban cafés a excepción del Centollo que se tomaba un tintorro a palo seco, en el cual mojaba los churros sin miramientos dejando lamparones de aceites en el líquido.

El Traumatólogo dio un golpe seco en la mesa que derramo los cafés y dijo:

- Os he citado aquí por un asunto bastante serio, esta mañana he recibido esta carta.