viernes, agosto 24, 2007

La Mala Yerba: Baron Ashler, Fifty, fifty...


- ¿Es niño o niña?...

Pregunto ilusionado su padre, nada mas ver salir a la matrona del paritorio, esta parecía ida, anonadada, miraba al suelo con ausencia, como un cajero automático en proceso interno, al oír la pregunta levantó la cabeza tímidamente, arqueo la ceja derecha, dirigió una amarga mirada al padre de la criatura y dijo:

- Sinceramente no lo sé.

Como suele pasar en los pueblos pequeños, pronto se corrió la voz, en la casa de la familia Ashler había nacido un monstruo, como si se tratase de un espectáculo de feria todos querían ver al extraño y amorfo bebé, todos excepto su padre, Que pena que no fume para quitarme de en medio, pensaba desconsolado.

Con el tiempo la curiosidad de los vecinos fue decayendo, no es que lo viesen normal, pero se acostumbraban a su presencia, lo difícil era encontrarle parecido, si lo mirabas del lado izquierdo se parecía a su padre, si lo mirabas del derecho a su madre, sin embargo la gran incógnita para todos era el secreto que el pequeño/a Ashler guardaba entre sus piernas, sus padres precavidos procuraban de cambiar los pañales de la criatura sin testigos presénciales presentes, y el tema era la comidilla del pueblo.

La infancia del pequeño/a Ashler no fue fácil, en el colegio, durante el recreo, dudaba entre jugar con los niños a la guerra con los Chinos o a los Samuráis, o jugar con las niñas, a las casitas, a la comba o la rayuela, aunque daba igual una cosa que otra, pues ambos sexo lo rechazaban como a un extraño. Conforme le fue creciendo el vello púbico la cosa se fue complicando, le iban los dos palos, igual le gustaban los rudos muchachos, que le atraían las tiernas muchachitas, sin embargo el/ella, solo atraía sexualmente a sucios degenerados, a salidos y curiosos, amantes del lado mas bestia y oscuro de la vida, lo suyo era una complicada bisexualidad, completa y asumida por el organismo, abocada a la autocomplacencia y la masturbación, a la soledad de los monstruos de feria.


Debido a la modesta situación económica de sus padres, el pobre chaval/a no se pudo permitir unos estudios acorde con su superior intelecto, se tuvo que conformar con estudiar en la Formación Profesional, el modulo de Ingeniería Robótica, para mas tarde realizar cursos de formación en Informática, Esbirro personal, mecanografía, Atención al cliente, Tortura y extorsión, fontanería, y unos cursillos a distancia sobre terrorismo urbano y sabotaje empresarial. Su currículo era impresionante, cualquier sensato empresario no dudaría en tenerlo en su empresa, pero la presencia del/a joven Ashler impresionaba, no estaba acorde con la imagen que requerían las empresas, su presencia dejaba boquiabierto a todo el que le conocía, y sus solicitudes de empleo eran rechazadas una y otra vez, Ya le llamaremos mas tarde, le solían decir.

De nada le sirvieron las triquiñuelas de enviar sus currículum vitae con la foto de perfil, según la conveniencia, sus mentiras eran descubiertas en las entrevistas personales, su rostro, su voz, le delataban. Muchos de sus familiares le aconsejaban de que se operase en las Filipinas, que eligiese entre uno de los dos sexos, y se convirtiese en una sola personas, pero el se sentía cómodo con su fisico, se amaba profundamente, opinaba que el resto eran los monstruos.

Un buen día, estando en la cola del paro, su vida dio un giro de 360º a la redonda, en un periódico local, en las páginas de anuncios personales, encontró un anuncio sobre una oferta laboral acorde con sus aptitudes, el anuncio rezaba asín:

EMPRESA EN EXPANSION, CON ASPIRACION A DOMINAR EL PLANETA TIERRA, PRECISA:

Persona cualificada para desempeñar puesto de Esbirro personal o Lacayo, con conocimiento de montaje y ensamblaje de Robot gigantes, cualidades para el mando intermedio, no necesaria experiencia, se ofrece sueldo, mas comisiones por victorias, enviar currículo vital a: DOCTOR INFIERNO. APARTADO DE CORREOS 666, TOKYO, JAPON.

No lo dudo un instante, envió su currículum, con la foto de frente, con dos huevos u ovarios. Una semana después le llamaron para realizar la entrevista, el propio director de la empresa el Doctor Infierno le atendió personalmente, estaba nervioso, pero contesto con sinceridad todas las preguntas:

-¿Te gustaría destruir el mundo?........................................SI

-¿Te sientes desplazado del resto de la humanidad?.........SI

-¿Te gustan los Robots gigantes?.......................................SI

- ¿Traicionarías a tu mejor amigo?.....................................SI

-¿Odias a todo el mundo y estas lleno de mezquindad?.....SI

Tras cientos de preguntas del mismo estilo, realizo diversas pruebas practicas como el manejo de Robot, el liderazgo, la tortura sin piedad, la humillación, y como colofón final se le confió la misión de liquidar a un cobarde científico, al afamado Doctor Kabuto, la cual realizo con agrado y sin mostrar remordimiento alguno. El mismo Doctor Infierno le dio la bienvenida a su empresa, le felicito por sus resultados, le explico sus planes de dominación mundial, le enseño su colección de Robot gigantes, le dio su uniforme, su bastón de mando, y juntos comenzaron sus campañas de terror, lanzaron sus infernales maquinas gigantes a la conquista del mundo.

Sin embargo alguien entorpeció su felicidad, le aguo la fiesta, nunca cobro un duro de comisión por victoria, sus Robot nunca ganaron una pelea, su jefe, el Doctor Infierno se enojo con él, y perdio su confianza.

Maldito Koji Kabuto, Maldito Mazinger, maldita aleación Zeta., y maldito Conde Brocken.


Nota del autor: cuenta la leyenda que el Baron Ashler fue creado por el Doctor Infierno, con la mitad de un hombre y de una mujer, que anteriormente habia asesinado, obviamente me lo he pasado por el forro.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Aupa,Octopo, felicidades por el blog. Soy Uriah de Pasadizo, porque como no tengo cuenta, me tendre que registrar como anonimo. Muy bueno el reportaje de MazingerZ, me lo he pasado pipa recordando viejos tiempos...a mí tampoco me gustó nunca el pesado del Marco con los surcos de lágrimas corriéndole por las orejas y sus zapatos rotos...molaban más el mazinger y la afrodita (que salida la condenada,jajaja, pechos fuera!!!)

Bueno, que seguiré entrando a disfrutar de lo que cuelgas, que está muy bien currado...suerte!

5:15 p. m.  
Blogger octopo said...

Hey, gracias por tu comentario, me alegro que te los hayas pasado bien, esa es mi intencion, hacer un blog divertido y dicharachero.

Bienvenido!

12:13 a. m.  
Blogger El mamarracho said...

habia olvidado lo malcayente que era el niño que manejaba al Mazinger Z, era una caricatura que veia de muy pequeño, de lo primerito que recuerda mi cerebro de 27 años, comparado con lo actual la caricatura es bien rata, pero tenia su lado intererante.

Cuando quieras podrir tu cerebro con sinsentidos metete a mi blog y que te vaya bonito.

6:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home