viernes, septiembre 21, 2007

El Top de la Caspa: Gappa, el monstruo que amenaza el mundo.

¿Se acuerdan de la gallina Caponata?...aquella que amenizaba las tardes en Barrio Sésamo junto al Caracol Perejil, pues imagínensela con veinticinco metros de altura, con un mosqueo del carajo, acompañada de su marido el Caponato, igual de grande e igual de rebotado, atacando vuestra ciudad, destruyendo los Macdonal, los bares de copas, los centros comerciales, los pisos de protección oficial, el Ayuntamiento…seguro que las plasmación de esta terrorífica idea en sus mentes, les ha causado pavor, tembliques, y hasta vómitos, pues algo parecido es lo que ocurre en la película Gappa, el Monstruo que amenaza el mundo, también conocido como el Monstruo del Planeta Prehistórico.

La idea de pájaros rebotados contra la humanidad ha dado a la historia del cine grandes obras como The Giant Claws, La rebelión de los pájaros, Chicken Park y en menor medida Los Pájaros de Hitchcock. Gappa, the Triphibian Monster se encuadra dentro del género del Kaiju Eiga japonés, lo curioso de la película es que no es un titulo de la Toho, sino de la productora Nikkatsu Studio, que fue su única incursión en el genero de los bichos gigantes, y que la realizó en plan guasa, como diciendo aquí estamos con la gallina Caponata en plan Godzilla.

Rodada en 1967 por Harnyasu Noguchi y con efectos especiales de Akira Watanabe, el cual por supuesto no tiene la maestría de Eiji Tsuburaya, ni del Harryausen, pero hace el apaño, y tiene momentos lucidos. La película nos narra la expedición de unos científicos en busca de plantas y criaturas extrañas para la ambientación de un parque temático, de puta casualidad dan con la isla del Obelisco, donde la tribu residente (unos japos renegridos) les agasajan como auténticos reyes. Los nativos temen como a una vara verde al Dios Gappa, que reside bajo el volcán típico de estas islas, los científicos encuentran en una cueva anexa al volcán, un enorme huevo, desoyendo las advertencias de los nativos se lo llevan al Japón, la sorpresa es mayúscula cuando del huevo sale un enorme pollito calimero.

La expedición ha sido todo un éxito, el ambicioso empresario del parque temático, tiene el reclamo perfecto para su empresa, pero desde la isla del Obelisco salen dos enormes pajarracos que destruyen todo a su paso, nada puede detenerlos, son los padres del polluelo, y no cesaran en su destrucción hasta conseguir recuperar a su plumífero vástago. La eterna amenaza del pueblo nipón vuelve a venir desde el cielo, los enormes pajarracos son indestructibles y asolan todo a su paso, no tienen piedad, la provocación tiene sus consecuencias, quien siembra tormentas recoge tempestades.

Los efectos especiales son cutrecillos, a destacar la aparición de uno de los pajarracos saliendo del mar con un enorme pulpo en la boca, la destrucción de un teatro japonés, o la de una refinería, (aunque dicen las malas lenguas que las gallinas prehistóricas en realidad son hombres disfrazado, la verdad no sé que decir al respecto), destacar el maquillaje del niño nativo en plan japonés renegrido que también es cuanto menos que sorprendente, los diálogos típicos de científicos de serie B que lo saben todo, como el maestro liendres, y por supuesto asistiremos a un claro discurso machista, sobre el papel de la mujer en las películas de monstruos, de todo un poco como en botica.

El final de la película es digno de un Show especial de Sorpresa, Sorpresa sobre reencuentros familiares con la Isabel Gemio de anfitriona. La ambición humana vencida, entrega al tierno polluelo a sus progenitores, los padres tiernos le arrucharan y abrazaran, música enternecedora para la ocasión, momentos de emotiva emoción, inevitables lagrimas. Tras el feliz reencuentro su padre, el Caponato, dará unas breves lecciones de vuelo a su churumbel, esté tímidamente remontara el vuelo, juntos emprenderán el vuelo hacia su casa, tras la destrucción, llega la calma, la paz, Japón una vez mas, ha sido desvastada.


domingo, septiembre 16, 2007

La Mala Yerba: Ozzy Osbourne, un Monstruo del R&R.


En la memoria de Sharon todavía resuena aquella mañana de 1980, en la que observaba como su marido acudía tambaleante a una importante cita laboral con la CBS, el mamón va como una cuba, pensó desconsolada. La noche antes lo habían hablado seriamente, aquella era una nueva oportunidad de resarcirse, de integrarse en el mechardaisin, un acto de contrición, lo habían hablado hasta la saciedad, planificada cada palabra, cada acción, cada gesto.


- Llevas las dos palomas blancas, y al principio de la conferencia con los ejecutivos, las sueltas en señal de paz y amor.

- Que si cariño, que si, no me seas pejiguera.

Pero Sharon presentía que aquellos dos pelotazos de Whiskies on the Rock para desayunar arrastrarían nefastas consecuencias, pero así era la vida con su marido, un autentico calvario. Recuerda con cariño aquella mañana tonta, en que su padre le despertó diciéndole si quería conocer a un apuesto cantante de apellido Osborne, se hizo vanas ilusiones, creía, inocente de ella, que se trataba de Bertin Osborne, el apuesto cantante español, el de Buenas noche señora y soy un vagabundo, pero en su lugar se encontró a un pálido ser de largas melenas y extraña indumentaria, un Jebimetal de esos, Cariño te presento a Ozzy, Ozzy Osbourne, dijo su padre, el Sr. Arden, manager de profesión.

El roce hace el cariño, y el cariño implica roce, el chico era simpático, un poco vicioso, pero buena gente, el pobre venia de una tortuosa relación, su anterior mujer Thelma Malfayr, le había abandonado por poli toxicómano compulsivo, y por otro asunto ocurrido con la masacre de unas gallinas de su corral. El pobre también había sufrido otra ruptura, en 1979 sus amiguitos rockeros lo habían expulsado del grupo por sus desfases. Durante la década de los 70 su marido había sido nada mas y nada menos que el vocalista de los Black Sabbath, los pioneros del Jebi Metal, los reyes de los riff oscuros, tachados de satánicos, leyendas del Rock and roll mas rudo, una estrella, un monstruo del R&R.

Sharon puso todo su cariño en el enderezamiento de la carrera rockera de su novio, le incentivo en la lucha, en el abandono de los vicios en pro de su carrera profesional, pero el pobre tenia sus recaídas, no tenia fondo cuando se liaba la manta a la cabeza, un día le sorprendió esnifando una fila de hormigas, entonces supo que la cosa era seria, Sharon se resignaba, no desistía en su empeño, le animo a formar una nueva banda, a grabar disco, y la cosa funciono, la carrera de Ozzy en solitario parecía ir viento en popa, estaba contento con sus nuevos trabajos, y sobre todo con aquel chico que tocaba la guitarra, era la ostia, se llamaba Randy Rhoads, un autentico Guitar Hero, la perfecta competencia a su ex colega Tommy Iommi, pero su prematura muerte en 1982 sumió de nuevo a Ozzy en una depresión, con alcohol, coca, pastillas y rayas de hormigas de por medio, cualquiera que se sienta autentico Hard Rocker no puede evitar que se le ponga la carne de gallina al escuchar los Riff guitarreros de Crazy Train, el niño era un autentico monstruo del R & R.

Aquel mismo año del 82, la compañía discográfica encomendó a Ozzy la grabación de un Lp en directo, aun era demasiado pronto para un disco de tributo a su desaparecido amigo, así que grabo un disco en directo con los temas de su antigua banda, Speak of the Devil, grabado el 27 de septiembre de 1982 en el The Ritz de Nueva York, el resultado fue un rotundo pelotazo, una obra maestra del Rock duro, aquel mismo año sus ex colega de Black Sabbath también sacaron disco en directo, el Live Evil, con Ronnie James Dio como vocalista, las comparaciones son odiosas, pero Ozzy ganó por goleada. El destino también ofreció a Ozzy la oportunidad de mofarse un rato de sus antiguos compañeros, como sustituto de Dio, eligieron a Ian Gillam como nuevo vocalista, Sharon aun recuerda las risas de su marido, que desesperados estaban, decía entre carcajadas satánicas, mientras su éxito en solitario subía como la espuma con el Bark at the Moon.

La vida de Sharon junto a su marido siempre estuvo plagada de sobresaltos, una noche de madrugada la llamaron de urgencias, acudió veloz, con el corazón en un puño, su marido en un concierto había mordido a un murciélago que le arrojaron desde el publico, la oscuridad, el pelotazo, la noche le confundió, parecía de goma decía, mientras los ATS de guardia le administraban inyecciones antirrábicas y antitetánicas en la boca, o aquel otro escándalo que originó cuando se meo en las murallas del Álamo vestido de mujer.

Pero así era su vida, podía haber elegido casarse con un dentista, un abogado, un ingeniero agrónomo, pero ella se caso con El Principe de las Tinieblas, por eso no se sorprendió aquella mañana de 1980 cuando oyó por la radio que Ozzy, en una reunión con ejecutivos de la CBS había decapitado a dos palomas con la boca,llevaba dos whiskies on the rocks de más, tampoco le resulto extraño que un día hasta el culo de vodka intentase entrangularla, desde luego su familia era la propia para interpretar un Reality Show, una telenovela familiar, una familia de locos, de Monstruos del circo del Rock and Roll.



sábado, septiembre 15, 2007

El Top de la Caspa: Teenagers From Outer Spaces.

En noviembre de 1959 apareció un curioso anuncio en Los Ángeles Times, un tal Tom Graeff proclamaba que Dios se le había anunciado para encomendarle la sagrada misión de expandir su palabra de paz y amor por el mundo. Semanas más tarde este personaje volvió a publicar un nuevo anuncio, esta vez el menda anunciaba que su nuevo nombre era Jesucristo II. El 15 de diciembre del siguiente año, Tom Graeff interrumpió la sagrada ceremonia en una iglesia cristiana de Hollywood gritando la nueva buena:

- Yo soy Jesucrito II, y os traigo el mensaje, todos debéis escucharme.

El resultado de tal osadía fue tres meses en prisión. También llego a irrumpir en el aula de una Universidad con sus sagradas proclamas, fue defensor a ultranza de la bisexualidad del ser humano, internado una temporadita en un manicomio, y a los 41 años, el Sr. Tom Graeff, se suicido.

Lo mas sorprendente de esta historia, es que aquel mismo año de 1959, en que Dios le ilumino y eligió como representante de su verbo en la tierra, este incomprendido profeta en tierras paganas, estreno una curiosa película de invasiones extraterrestres titulada “Teenage from outer Spaces” lo que traducido literalmente al castellano es algo así como “Los Niñatos del espacio exterior”. Desde luego la película con un precedente así, un titulo tan chulo, una ida de olla tan divina como la del Sr. Graeff, un argumento de invasiones extraterrestres y niñatos de por medio, no puede ser mas que una obra de culto, una película de ciencia ficción con contenido altamente seborreico, de esas, que según los dermatólogos producen alopecia galopante.

El bueno de Tom Graeff era un todoterreno, le gustaba la vida loca, perdía mas aceite que el Tronco-móvil de los Picapiedras, además sufría de una hiperactividad que le llevaba a asumir todas las tareas de sus creaciones fílmicas: guionista, productor, director, actor, responsable de los efectos especiales, y del montaje, mas apañao que un jarrillo de lata, que le dicen en mi tierra a estos fueras de series.

Con varios cortometrajes, un largometraje, y un trabajo como asistente de Roger Corman en Not of this earth , Tom escribió el guión de lo que seria su gran obra, para llevar a cabo su realización, el bueno de Tom, un artista en el camelo, engatuso a diversos incautos para que le financiasen el proyecto, a cambio (of course) de suculentos beneficios tras el estreno y de papeles principales en la película.

La obra acumula detalles propios de la posterior crisis de identidad de su autor, su visión de Mesías en la tierra esta latente en el film con pequeños brote de locura casposa. Como buen artesano en su oficio, Tom aprovecha con imaginación y buen hacer, el escaso presupuesto del que dispone, realizando una película entretenida, llena de momentos delirantes y de efectos especiales de supercien.

A saber: la maqueta del platillo volante canta por los Beages, las pistolas desintegradoras de los alienígenas son pistolas de juguetes, los esqueletos de las victimas son tomados prestados o sustraídos de alguna universidad, además se les ven claramente los tornillos y las marcas de fabrica, los hilos de pescar utilizados para dar movimiento a los esqueletos deben de ser de pescar atunes por que se ven de lejos, los uniformes que utilizan los invasores son de un cutrerio espantoso, las barbas postizas utilizadas dan el cante flamenco, y como colofón , los monstruos son simples cangrejos de ríos. Todo un cúmulo de barbaridades, propiciadas por el escaso presupuesto y resueltas con gran imaginación.

La película nos narra la típica invasión extraterrestre, niñatos procedentes de un mundo totalitario, inspirado en Un Mundo Feliz, se encajan en nuestro planeta con la intención de criar a unos crustáceos llamados Gargon, muy similares a nuestros cangrejos de ríos, y que los extraterrestres cocinan con arroz o en salsa rosa. Estos bichos en las condiciones atmosféricas idóneas crecen cosa mala, tanto a lo ancho como a lo largo, y gastan muy mal genio.

Los niñatos galácticos aterrizan con su ovni en nuestro planeta en plan vacilón, nada mas apearse de la nave, uno de los niñatillos, el mas malo de todos, mata a un perro a sangre fría, dejándolo en los huesos pelaos. Después comienzan con los experimentos, los primeros indicios apuntan a que el planeta Tierra es idóneo para la cría de Gargon, pero uno de los niñatos, el mas bueno de todos, tiene conciencia, siente piedad del pobre perro, de los humanos, ha leído libros prohibidos en su planeta que hablan del amor y de la familia, enojado con sus compañeros arrebata una pistola desintegradora e intenta sabotear la misión, pero como además de bueno es tonto, le saldrá el rayo desintegrador por la
culata, el pobre acabara huyendo hasta una ciudad cercana, allí se integrara junto a una familia, conocerá los valores familiares prohibidos en su sociedad dictatorial, conocerá el amor junto a una chica tope jamona que se le pondrá a tiro, se sentirá humano.

Todo parece ir bien para el niñatillo bueno, pero sus colegas le andan buscando, el mas malo, Thor, con su pistola desintegradora que deja en los huesos pelaos a la peña, sembrara el pánico en la ciudad en una emocionante persecución, dejando esqueletos a punta pala tras su paso; mucha acción, disparos, niñatos espaciales, coches a to carajo, amor juvenil, nada falta en esta ajustada producción de serie B, y por supuesto el plato final: monstruos superacojonantes, sembrando el terror en la ciudad, con sus pinzas y voraz apetito, e invasión extraterrestre a gran escala, la repanocha!!

Finalmente, Derek, el alienígena bueno, sacrificara su vida por todos los pecadores de la pradera de nuestro planeta, destruirá al malvado Gargon, saboteara el aterrizaje de los cientos de ovnis cargados de Gargons, traicionara a su padre, el líder alienígena de barba postiza, se convertirá en redentor de la raza humana, y todo por amor. Tras su muerte, su rostro aparecerá en el cielo como una estampa religiosa, una voz en off dirá en plan ET: Sed buenos…

Las lagrimitas, amigos, son inevitables.



jueves, septiembre 06, 2007

La Mala Yerba: Willy Coyote, mu jarto.

Les puedo jurar por mi Santa madre que caerse por un acantilado desde quinientos metros de altura, hace bastante daño, además con el golpe, se levanta una nubecita de polvo la mar de graciosa.

Que te caiga una piedra encima de doscientas toneladas también hace su daño, y te deja como un acordeón chuchurio, muy cómico también por cierto.

Que te pille un coche, un camión, un autobús o una locomotora a to pastilla, también hace su pupa, y su gracia claro está, cuando no le pasa a uno.


Pero también les puedo asegurar que mas que el dolor, lo que duele es la humillación, lo que jode es que se mofen, que se pitorreen de ti cuando estas dolorido y espachurrado en el suelo, les puedo asegurar por mi Santa madre, que jode y mucho.

Disculpen mi educación, permítanme que me presente, mi nombre es Willy, según los científicos pertenezco a la gran familia de los Canni Latrans, también conocidos como Cannivorous Vulgaris, para los amigos soy Willy, el Coyote, para muchos un muerto de hambre, un pobre desgraciado, un mísero perro del desierto, un famélico can nacido en el lado de los destinados a perder, un fracasado dentro de la escala evolutiva, pero saben que les digo, que yo me siento orgulloso de lo que soy, un Coyote muerto de hambre.

Tengo establecida mi residencia en el desierto del sudoeste de Estados Unidos, aquí hace una calor de cojones, siempre es verano y luce el sol, el alimento es un bien escaso, abundan muchos los cactus y chumberas, pero no es un manjar muy digerible, también abundan los arraclanes, las serpientes y los lagartos, pero su sabor es bastante desagradable. Como ven no vivo en ningún paraíso, pero como Dios aprieta pero no ahoga, el creador tuvo el detalle y la delicadeza de enviar al desierto un delicioso manjar, un maná de los dioses, el denominado Geoococcyx Californianus, mas conocido como Accelerati Incredibilus, popularmente conocido como Correcaminos, les puedo asegura que nada mas ver su porte, su estampa, se me hace la boca agua, dicen (los que lo han probado sus carnes) que su sabor es parecido al de los Langostinos de Sanlucar de Barrameda.

Lo malo que tienen estos jodidos bichos es que corren que se las pelan, la jefatura provincial de trafico de California tuvo que renunciar a la instalación de los radares de velocidad en las carreteras del desierto, por que los dichosos bichos no paraban de salir en las afotos, y claro como son insolventes las multas las pagaba Rita la cantaora, así que pillar a un pajarraco de estos es misión imposible, hay que echarles huevos a la cosa, mas le hubiese valido al creador de poblar el desierto con perdices perdigueras, mas torpes y lentas, y deliciosas al chilindrín.

Por este motivo hago lo que los especialistas en nutrición denominan: La dieta del moscardón, consistente en devorar una mosca cojonera, de higo a breva, y beber agua putrefacta llena de gusarapos, en algún que otro ocasional charco, dieta muy saludable, rica en calcio y sodio, según la doctora Rosello, pero insulsa para mi paladar de mamífero carnívoro.

Desde que era un cachorro me marque como meta en esta perra vida, cazar a un pajarraco de estos, y bien sabe Dios que puse todo mi empeño en ello, recurrí a todos los métodos a mi alcance, desde mi primario instinto cazador, hasta todas las trampas que mi astucia perruna podía idear: Cohetes en la espalda, falsos caminos, boquetes cavados en la tierra, jaulas con reclamos, lazos, pero nada de nada, todo era en balde, nada funcionaba como tenia que funcionar, y los trucos o trampas finalmente se volvían en mi contra de forma bastante dolorosa.

La desesperación y mi empeño, me llevaron a adquirir productos de dudosa utilidad en una empresa de venta por catalogo llamada ACME, su publicidad engatusaba al más pintado:

ACME LES PRESENTA SU GALERIA DE PRODUCTOS PARA LA CAZA DEL CORRECAMINOS, EFECTIVOS AL 100%

Mi tarjeta visa echaba señales de humo, solo ella sabe el dineral que me he dejado en cachivaches de la marca ACME: Catapultas, gomas elásticas, espadas láser, trampas para tigres, patines de propulsión, explosivos, tizas mágicas, cohetes teledirigidos, pistolas desintegradotas, y un sin fin de ineficaces aparatos de dudosa garantía, cacharros sin homologación, que sin duda, no pasaron los controles mínimos de calidad en su fabricación, y que siempre se volvían en mi contra de forma bastante dolorosa, no conozco ningún cachivache de la marca ACME que haya funcionado correctamente.

Por este motivo interpuse las oportunas quejas en la oficina del consumidor, envié cartas y burofax con acuse de recibo al director de la empresa, la contestación siempre era la misma:

“…por lo tanto estimado cliente presumimos que el mal funcionamiento de nuestro producto se debe al mal uso del mismo, le rogamos por lo tanto que lea detenidamente las instrucciones antes de poner en practica su funcionamiento…Atentamente…”

- Será eso, me decía frustrado, y volvía a comprar otro producto marca ACME, y me leía cientos de veces las instrucciones y volvía a cargarla, mi psicólogo me dijo que era un comprador compulsivo, y que todo se debía en mi obsesión de capturar al maldito bicho, empleó conmigo nueva técnicas de hipnosis y de control mental, con la intención de volverme vegetariano, casi lo consiguió.

Pero como a un ex toxicómano me entraban los tembliques, aguante varios días comiendo lechugas, brócolis, acelgas, pero de vez en cuando me zampaba una mosca cojonera, y cuando mas tranquilo estaba durmiendo una siesta, o relajado al sol, el puto pajarraco se acercaba hasta mi, y soltaba aquello de BEEP BEEP en toda mi oreja, luego me sacaba la lengua y salía a correr, no podía resistirme, le perseguía a tocateja tragándome todo el polvo y la arena del desierto en la persecución, hasta que finalmente me caía desde un acantilado, o me atropellaba un camión, siempre acababa malherido, maldiciendo mi torpeza, maldiciendo mi suerte, maldición a los Correcaminos, y les juro por mi Santa Madre que ya estoy muy cansado, que estoy mu jarto, que estoy hasta los mismísimos huevos de esta historia, en nombre de la humanidad STOP!!, que pare el mundo, que yo me quiero bajar.


domingo, septiembre 02, 2007

El Top de la Caspa: Garrapatas.

Dentro del cine de terror mas casposo y rastrero, uno de los subgéneros que mas aceptación ha alcanzado mundialmente ha sido el de los bichos mosqueados que atacan a los seres humanos, desde King Kong hasta nuestros días con las ovejas asesinas, la temática ha sido una de las favorita de la peña, grandes maestros del cine han realizado películas sobre este subgénero, el caso mas famosos es el de los Pájaros que atacan a las personas con sus picos, clásico dirigido por el genial Rene Cardona Jr, una obra de culto dentro de la historia del cine, y que en su día mereció el Oscar a los Fx.

Las películas dedicadas a los bichos mosqueados se suelen desarrollar siguiendo las siguientes pautas:

Una especie animal, hasta los cojones de los humanos, se revela y ataca sin piedad, es la venganza de la madre naturaleza contra los humanos. Metódicamente todos los animales han tenido su momento de gloria en este tipo de cine: abejas, ovejas, avispas, hormigas, arañas, pulpos, pájaros, tiburones, orcas, ballenas, tintoreras, conejos, murciélagos, gusanos, Mantis religiosas, lombrices, ratas, lagartos, pirañas, escorpiones, musarañas, perros, monos, lobos, leones, todos han tenido su revancha, incluidas las garrapatas.

Si señores, las garrapatas, esos bichos tan asquerosos, esos parásitos tan desagradables que pican a los pobres perros, el cine de bichos cabreados elevado a la cuarta potencia, una original idea llevada al cine por Randell Tony en el 93, una película de los noventas, pero que arrastra toda la grasienta caspa marca de los ochenta, con tan solo leer su sinopsis cualquier persona se sobrecoge del espanto, y es que la película conjuga sabiamente elementos claves del terror mas cotidiano: Adolescentes problemáticos, cultivos de Marihuana y Garrapatas. Y es en este último elemento donde el espectador encuentra la mayor fobia, a quien no le acojona una garrapata, pues imagínesela de dos kilos y medios, escalofriantes bichos chupasangre.

Como película destinada al mercado del video, sus creadores ofrecieron un producto con una bonita portada y una atrayente sinopsis, de cara a su exhibición en las estanterías de los videoclubes, y su incitación al alquiler por el publico juvenil, comprueben de que les hablo, vean la espectacular carátula y lean su sinopsis, les dejara anonadados. (pincha en la afoto para agrandar, merece la pena)

Como ven un argumento no carente de atractivo, un delirio, una idea original dentro del subgénero de bichos mosqueados contra la humanidad, eso de los cultivadores de Marihuana que utilizan esteroides para el crecimiento de sus plantas, es algo nunca visto antes, la cinta contiene la condensación de todos los estereotipos del cine de serie B, la alteración de la planta de la Marihuana desencadenará una mutación que afectará de manera sorprendente a las garrapatas y creará un ejercito de mutantes parásitos sedientos de sangre humana, unos niñatos problemáticos visitan la zona en unas jornadas de convivencia, sin comerlo, ni beberlo se verán envueltos en este disparatado embrollo, sirviendo de nutriente a las vengativas garrapatas.

Para rizar el rizo, cabe destacar detalles tan sugerentes como la participación del primo pijo del príncipe de Bel Air haciendo de macarra, los efectos alucinógenos que producen las picaduras de las garrapatas, la continua aparición en la parte superior de la pantalla de los micrófonos de sonidos, los narcotraficantes mas horteras de la historia del cine, los típicos diálogos estupidos de toda serie B, y por supuesto la traca final, con garrapata gigante y final abierto para las posibles secuelas que nunca llegaron a rodarse.

Cine de serie Z con mayúscula, un entretenimiento familiar beneficioso para el control del colesterol, parásitos alterados por alcaloides de Marihuana, alteradas a su vez por esteroides, ¿Quién da mas?...