domingo, octubre 21, 2007

El Top de la Caspa: El Increible Hulk.

A finales de la década de los setenta, el lumbreras de Kenneth Jonson (gran gurú de las series de TV) junto al gran hombre de la Marvel Stan Lee, idearon plasmar las aventuras del personaje del Tebeo de La Masa (alias The Hulk) a la pequeña pantalla, para ello diseñaron una nueva versión del personaje mas fácil de trasladar al formato de la caja tonta, desecharon personajes, cambiaron nombres y simplificaron los poderes del personaje, nada de saltos vertiginosos, nada de súper monstruo de varias toneladas, nada de supervillanos súper caros. Para solventar la carencia en efectos especiales, mas o menos creíbles, optaron por contratar a un actor de un metro noventa y seis, y ciento veinte kilos de pesos, un armario empotrado llamado Lou Ferrigno, que con unos vaqueros rotos, una pintura verde sobre su musculoso cuerpo, unas lentillas, y una peluca trapajosa, daba el pego, además de repartir ostias a punta pala.

El argumento de la serie es bastante campechano: el Dr. David Banner mete el piziazo en sus experimento con rayos Gamma, por lo que se ve expuesto a una inmensa radiación, que desencadena que en momentos de gran estrés, se transforme en una enorme bestia verde que arrasa con todo. Un periodista que investiga la aparición del monstruo esmeralda, le pone de mote el Hulk, y decide seguirle los pasos. El pobre Bruce, como si fuese el fugitivo, tiene que poner siempre pies en polvorosa, siempre de aquí para allá, de pueblo en pueblo como los feriantes, por cada pueblo que pasa se mete en un follón, se convierte en Hulk un par de veces, rompiendo sus pantalones y calzados, ayuda a los ciudadanos oprimidos, el periodista lo descubre y David sale por patas con rumbo desconocido, robando siempre ropa de algún tendedero.


Un argumento simple y repetitivo, capitulo tras capitulo con el mismo rollo, lo que no impidió que la serie fuera un rotundo éxito, desde 1978 hasta 1982, con sus dos capítulos pilotos (estrenados en cine en España), y sus ochenta capítulos, siempre con el mismo rollo patatero, donde Bruce, interpretado por Bill Bixby y Hulk por Lou Ferrigno, enseñaban palmito y corrían divertidas aventuras en defensa de los oprimidos, para diversión de chicos y grandes de todo el mundo civilizado.

La repetitiva formula en cada episodio, hizo que la serie se cancelase en 1982, para dar paso a un nuevo héroe para los niños, esta vez de color naranja, El Naranjito le llamaban, pero esa amigos es otra historia que no viene a cuento.

Años mas tarde, en 1988 con la intención de resucitar el éxito obtenido en la serie, se realizaron tres nuevos telefilme, esta vez y para dar mas espectáculo a la trama, los responsables decidieron introducir nuevos personajes de la factoría Marvel como el Hombre de Hierro, Hulka, Thor, Daredevil, pero el resultado fue pésimo, y la cosa no funciono, quedando la nueva serie reducida a tres episodios: El regreso del Increíble Hulk (1988), El juicio del Increíble Hulk (1989) y La muerte del Increíble Hulk (1990), para definitivamente cerrar la serie.

De los mencionados capítulos, cabe destacar El Regreso del Increíble Hulk donde aparece el personaje de Thor, y El Juicio del Increíble Hulk, en el que aparece Daredevil.

La verdad es que ambos son malos de cojones, pero yo me parto el nabo, en El Regreso, David Banner parece estar cerca de conseguir un antídoto a su mal, es feliz, tiene pareja y trabaja como científico en una gran industria, hace tiempo que no se convierte en Hulk, pero ay pichón, las cosas se le tuercen, unos malvados pretenden apoderarse de su invento, a todo esto aparece en escena un antiguo alumno de Banner, Donald que le cuenta como en una excursión de Boyescaut, encontró de puta casualidad el martillo del Dios Thor, con el cual puede invocar al Dios Nórdico.


Si el Hulk de la teleserie esta bastante alejado del personaje del comic, no les digo nada de este Thor, nada de truenos y rayos, nada de lanzar su martillo de ida y vuelta, un menda tope ganso, con una melena rubia platino, vestido de vikingo de carnaval, y que bebe cerveza como un cosaco, es el hijo de Odín. La cosa hasta tiene gracia, los diálogos son de redacción de primaria y los efectos especiales son mediocres, sin embargo la película es bastante salada. En el siguiente video pueden ver en combate al gran Hulk y al Dios del trueno Thor, es el único combate que mantienen en el telefilme, después se hacen amiguitos y le dan caña a los malos.

En el segundo de los telefilm, David Banner debido a una transformación inoportuna de Hulk en el metro, es encarcelado, su abogado de oficio no es otro que Matt Murdock, que en su tiempo libre y como hobby, se convierte en el superhéroe ciego Daredevil, alias Dan Defensor, alias el hombre sin miedo, pronto se harán amiguitos para juntos combatir el mal, esta vez encarnado en el archienemigo de Daredevil: Kingping, eso si menos gordo y con mas pelo.

Personalmente considero esta representación del Súper héroe ciego mucho más correcta que la recientemente interpretada por el capullo de Ben Afleck, este es más tipo época Frank Miller. Daredevil con su traje de cuero esta para comérselo, que agilidad, que brío, que valentía, como salta, como golpea, que torpedo sesuar.

Para los amantes del cine basura, realmente fue una lastima la cancelación de esta nueva temporada, con lo bonito que hubiese estado el Ironman, la prima Hulka, un especial con los Hombres X, con el Capitán América, o con La Visión, la verdad una verdadera lastima, pero lo bueno, amiguitos, siempre se acaba.

2 Comments:

Blogger Kike said...

Tio, menudo gilipollas este Thor, un inútil maleducado y cobarde. Vaya decepción. Mucho mejor daredevil.

9:16 p. m.  
Blogger octopo said...

No te creas Kike, despues el tio es mas enrollado, todo el santo dia bebiendo cerveza y jurando por Odín.

11:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home