miércoles, octubre 10, 2007

La Mala Yerba: Doctor Muerte, gitano soy...


Las noticias que daban los programas informativos de televisión sobre las revueltas en el pequeño estado de Latveria eran estremecedoras, en el país Balcánico reinaba el caos. Todo se debía a la ausencia en el poder de su regente absoluto el Doctor Muerte.

Algunos apuntaban su ausencia a una extraña enfermedad de origen galáctico, otros la achacaban a sus deberes como súper villano, que le alejaban del trono día si, día no, inmerso siempre en campañas de conquista del planeta Tierra o juergas interestelares de desconocida proporciones, al Monarca conocido como Victor Von Doom I le iba la movida guerrillera de los superhéroes y las peleas callejeras.

De origen humilde, Víctor se crió en un barrio de chabolas en un barrio periférico de Doomstadt, capital de Latveria, de raza calé, Víctor era hijo de un curandero y de la hechicera del clan gitano. En aquella época Latveria era regida con mano de hierro por el Barón, un títere impuesto por la CIA para estabilizar la paz en la zona. El malvado Barón no dudaba en gasear a las barriadas disidentes de gitanos, la pobre madre de Víctor, Cinthia, fue victima de la represión. Víctor juro venganza contra los opresores, a partir de aquel trágico suceso vago errante con su clan, adquiriendo conocimientos místicos y estudios, convirtiéndose, pese a su juventud, en Patriarca de su clan gitano.


Pero pronto Víctor renuncio a su destino de vendedor ambulante, de mercadillo en mercadillo, con la fogoneta, consiguió gracias a su tesón e inteligencia una beca en los USA, donde adquirió conocimientos en armamentos y armas bacteriológicas. Fue allí donde conoció a su mayor enemigo, el Capullo de Richard Reed, alias Mister Fantástico, un enterado de pacotilla que tuvo que fastidiarle su experimento transdimensional, tocando donde no debía, el resultado una gran explosión que desfiguro para siempre el rostro del pobre Víctor.

A raíz de aquella tragedia, Víctor Von Doom I se empapó de lleno en el lado tenebroso de la fuerza, expulsado de los USA, vago, de nuevo, errante hasta que le encontró una extraña secta de Monjes con los cuales adquirió más conocimientos místicos y se dotó de una poderosa armadura de lata que le cubría por entero su maltrecho rostro. Con todo su odio enconado en las tripas, volvió a jurar venganza eterna contra todos aquellos infelices que le habían amargado la existencia. Empezó con derrocar al Barón del trono de Latveria, e instauro una monarquía absolutista donde su palabra era la ley, compaginando esta actividad política con la de súper villano en continuas campañas de dominación mundial.


El pueblo de Latveria agradeció el cambio de amo, distinto perro, y también distinto collar. Pero gracias a los estudios del Dr. Muerte, Latveria se convirtió en un país prospero, con todas las comodidades del estado del bienestar, fundó la prestigiosa Universidad de Fu Manchú Mad Doctor, instaló la televisión digital con fútbol en abierto en todos los hogares, creó Festivales internacionales de Rumbas y flamenco, fundó Hospitales y clínicas veterinarias, escuelas para los crios, y hogares del Jubilado para los mayores, Bingos a tutiplén, y grandes industrias que daban trabajo a toda la población, un paraíso en la tierra, los habitantes de Latveria compartían las ideas de su dictador, ¿Por qué no va a conquistar el mundo el amo, este estado de felicidad debe instaurarse mundialmente?..Sin embargo los pobres habitantes de Latveria no conocían la Coca cola, los Macdonals, los telepizas, los vinos del valle de Tuscany, ni los pantalones americanos, probejitos, ciudadanos del eje del mal.

Pero si en su pequeño reino todo era jauja, sus planes de conquista del mundo eran un desastre, frustrados una y otra vez por los mamones de los cuatro fantásticos, encabezados por su gran enemigo, el gilipollas de Mr. Fantástico. Por muy ingeniosos y malévolos que fuesen sus planes, siempre veía sus sueños de grandezas pisoteados por estos energúmenos, también había otros personajes con mallas que le zurraban de vez en cuando, pero daba igual, ganaban la batalla, pero no la guerra, ese era el lema de Victor Von Doom I.

Pero lo peor de todo fue cuando la tomaron con él los de la prensa del corazón, que si romance por aquí, que si por allá, que si con una folklórica española in fraganti, que si hijos secretos no reconocidos, que si desnudo en la playa en plan Espinete, con el bañador sobre su armadura de lata, un calvario de portadas y mentiras, le apodaban el hombre de lata, como el ser sin corazón de la novela del Mago de Oz. La cosa llego a ser tan grave que una vez, en plena pelea con Blue Demon, cuando yacía todo dolorido en el suelo, le fotografiaron y le interrogaron por su vida sentimental, cuando te vas a casar? Le preguntaban sin respeto, y si por un casual se le escapaba un rayo de conmoción, que desintegraba a algún inoportuno paparachi, su rostro salía en todas las revistas de la crónica social, es un violento que arremete a los profesionales de la comunicación, decían los titulares.


Todos estos tejemanejes habían dañado su imagen de cruel dictador, que añadido a su actual ausencia en el poder, había desencadenado continuas habladurías sobre su estado de salud. Los Estados Unidos de América estaban con las hampas abiertas para instaurar la democracia del consumismo en Latveria, y ofrecer a sus ciudadanos Coca colas y ricas hamburguesas.

Y mientras, en los televisores de todo el mundo no cesaban las imágenes del caos en Latveria, con los monjes budistas manifestándose en las calles con sus túnicas azafrán, con las juventudes mas radicales del Reino de Latveria quemando afotos con las imágenes de su Rey, Victor Von Doom I... el mundo se preguntaba ¿Dónde pollas está el Doctor Muerte?


4 Comments:

Blogger octopo said...

No me gusta dar explicaciones de lo que escribo, a parte de la mala baba que gasto y de mi humor negro británico, en la mayoría de mis entradas se esconden muchas cosas con dobles sentidos para el que las quiera encontrar, pero en este caso en particular las cosas se pueden trasgirversar, y tan solo leer que comparo al Doctor Muerte con el Sr. Borbón, y la actual situación de la quema de fotitos.

Nada más lejos de la realidad, como representación del mal absoluto, al personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby, lo asemejo al estado actual de las cosas, algo similar a lo que hicieron sus creadores alla en los 60. La ausencia de Fidel Castro, las masacres perpetradas por Sadam Husein escudado por los USA, la violación de la intimidad de las personas, las revueltas en Birmania, el capitalismo feroz, y por supuesto el paradero de Osama Ben Laden.

11:44 p. m.  
Blogger Kike said...

El Doctor Muerte es la requetehostia.

11:55 a. m.  
Blogger Kike said...

No había leido el anterior comentario. Bueno, en cualquier caso Muerte sigue siendo al requetehostia.

11:30 a. m.  
Blogger octopo said...

Di que si Kike, el Doctor Muerte es la que requeostia, para mi el mejor villano de la marvel.

1:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home