domingo, noviembre 18, 2007

KFT-3: Mis Problemas con la Caspa.


Estaba tan ricamente reboleao en el sofá, viendo una de esas películas que de tan malas te partes el nabo, cuando endepronto se abrió la puerta del salón.

Era mi señora esposa, miro mi confortable y relajada postura, miro la imagen del televisor, y se quedo helada como un Frigopie, en un principio no sabia como reaccionar, le di al Pause del mando a distancia, y fue aun peor, la cara del feo de los Hermanos Calatravas se quedo congelada en la pantalla, mirándonos con su infinita fealdad de criatura Lovecraftiana.

- Tienes un problema, y bastante grave, esto no es normal, estas enfermo, pero que porquerías estas viendo en la tele, no te da vergüenza, no tienes nada mejor que hacer, mas vale que me pintaras la casa, esto es increíble, valiente flojo, dijo mi señora esposa en un tono cargado de rintitin.

En parte tenía toda la razón del mundo civilizado, pero también toda la culpa del estado de las cosas, desde que ella misma me prohibió el visionado de cine de Kung Fu y la entrada de Frikis en mi casa, me dio por el cine basura de manera compulsiva y feroz.

El visionado de este tipo de cine conlleva una serie de secuelas que no tardaron en afectarme, es algo así como la metamorfosis en la Nueva Carne, mi cabello se había vuelto mas grasiento, comencé a criar una generosa barriga cervecera, además sufría de una terrible alopecia que escatimaba día a día mis escasos pelos de ex-jebi melenudo, pero esto no era lo peor, lo malo es el vicio.

La afición incontrolada al cine malo y perruno tiene un grave problema, cuando uno cree que ha visto la película mas mala de la historia, encuentra a alguien o descubre en cualquier remota pagina de la Internete, algo todavía peor, y uno como esta enviciado, se la baja y la ve, mas tarde descubres que existe una película aun mas mala y casposa, y deseas fervientemente hacerte con ella. De esto se puede deducir que el cine de serie Z es un pozo sin fondo, una merluza que se chupa la cola, siempre hay algo peor que lo anterior, la más casposa todavía, los afectados por este terrible vicio, como el Rey Arturo y sus compinches, se embarcan en la interminable e infructuosa búsqueda del Santo Grial.

- Si lo haces adrede, por lo de tus amigos los Frikis y el puto cine de Kung Fu, vale no me importa, puedes ver todo el que quieras hasta que revientes, por lo menos no ves estas porquerías, además te relacionas con la gente, aunque sean gentuza, como tus amigos los frikis, te has salido con la tuya mamonazo, dijo dando un terrible portazo.


En la pantalla del televisor el feo de los Hermanos Calatrava parecía sonreír, joder pensé, voy a llamar al Traumatólogo y compañía, hace tiempo que no se de ellos, que aventuran correrán por esos mundos de Dios. El cuerpo me pedía a gritos ver cine de Kung Fu con mis colegas.

De pronto me sobresalto el sonido del timbre de la puerta:

-Ring, Ring y otra vez Ring….

1 Comments:

Anonymous Panteraroja said...

Vuelve el Traumatologo...y yo con estos pelos.

Octopo queremos caña, mucha caña flamenca...

1:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home