martes, noviembre 20, 2007

KFT3: Quiero ser como Bruce Lee.

-Ring, Ring y otra vez Ring….

Cuando abrí la puerta me encontré de frente la inmensa cabeza de Manolillo el Mutante, así de pronto, en frió, me sobresalte y me entro un repelus, mira que era feo el jodioporculo, a su vera el feo de los Hermanos Calatrava era un querubín.

- Me enterado de que ya podemos ver cine de kung fu en tu queli, dijo mostrando una deforme boca llena dientes picados.

Me sorprendí con su revelación, este niñato era la ostia, un autentico y sigiloso Ninja urbano.

Describir en palabras la estampa de Manolillo el Mutante es tarea bien difícil, pero para que se hagan una idea es una especie de Doraemon, el gato galáctico, con una enorme pelambrera al estilo afro. Portaba unas enormes gafas de sol, al estilo el Sheriff Lobo, de esas de espejo, y ajustado a su figura un chándal color amarillo con líneas negras a los lados, que en su deforme cuerpo de botijo, quedaba bastante antiestético y deslucido.

Le invite a pasar, y con muchos aires me dijo:

- Octopo, he tomado una decisión sobre mi vida y futuro, he tomado el camino del puño interceptor, cuando sea mayor quiero ser como Bruce Lee, te ruego ilumines mi camino, con una buena película del Maestro y te dejes de rollos.

Me quede de piedra, estupefacto, Manolillo se sentó en el sofá como quien no quiere la cosa, yo le pregunte sobre los colegas, el mamón lo tenia todo bien controlado, me comento que el Traumatólogo seguía junto al Ninja Taurino, imponiendo la justicia en la ciudad, Wan el Tigre de Matalascaña seguía impartiendo clases de Kung Fu en su cutre gimnasio, y Luís Alfredo seguía castigado por su padre, de un salto se levanto del sofá y realizo una especies de técnica de Kung Fu, que ejercitadas por él parecía mas bien un baile del Farruquito, por decirles, mientras realizaba una especie de técnica de la grulla, taconeo en el suelo al compás de la técnica, finalizada la aberración me dijo:

- ¿Sabes? tengo la solución para que el padre de Luís Alfredo le levante el castigo y vuelva con nosotros.

Aquello no estaba mal, Luís Alfredo me podía pintar la casa en su afán de emular la técnica Karate Kid de “brochazo arriba y brochazo abajo”, pero a cambio de la información sobre el plan, Manolillo el Mutante me pidió ver la mejor película que tuviese sobre el Maestro Bruce Lee.

Accedí de buena gana a su proposición, total que tenía que perder, me dirigí a la estantería en busca de una película que satisfaciera las necesidades del joven Manolillo Lee, la carátula de una película atrajo toda mi atención, me volví hacia Manolillo y le pregunte:

- ¿Sabes que el cuerpo de Bruce Lee se utilizo con fines científicos para crear Superhombres a su imagen y semejanza?

Desde el sofá Manolillo el Mutante me miraba boquiabierto….